20070720 – Pobreza se reduce a 44,5% en el 2006, según cifras de INEI


La mayor disminución de la pobreza se ha dado en la zona urbana y en la región costa del país, en detrimento de la sierra rural. Huancavelica, Ayacucho y Puno siguen siendo los más pobres
Por Karín Acevedo Damián
Pablo y su familia viven en la zona urbana de Ica y en el 2005 su nivel de ingreso no cubría el gasto necesario para satisfacer sus necesidades básicas (alimentación y vivienda). La principal razón era la falta de un empleo estable. Un año después, el panorama cambió para este ciudadano: encontró trabajo en manufactura, mejoró sus ingresos y aumentaron los gastos de su hogar.
Así, entre el 2004 y el 2006 cerca de un millón de personas mejoraron su nivel de vida, lo que trajo como consecuencia una reducción estadística de la pobreza en el país. Según las cifras del Instituto Nacional de Estadísticas e Informática (INEI), entre los años señalados la pobreza disminuyó más de cuatro puntos, y pasó de 48,6% a 44,5%.
URBANO Y RURAL
En las cifras anunciadas por el INEI se puede observar que la mayor disminución de la pobreza se dio en el área urbana y que esta pasó de 37,1% en el 2001 a 31,2% en el 2006. Ha sido también el área urbana y costeña la más beneficiada por el crecimiento del empleo y el poder adquisitivo de la población, según las cifras mensuales del INEI.
En tanto, en el área rural la incidencia de pobreza disminuyó ligeramente de 69,8% en el 2004 a 69,3% en el 2006. La sierra y selva concentran tasas de 63,4% y 56,6% respectivamente.
Los departamentos más pobres siguen siendo Huancavelica (88,7), Ayacucho (78,4%), Puno (76,3%). Y las regiones que redujeron su pobreza están en la costa: Tumbes (15,8%), Tacna (19,8%), e Ica (23,8%). Estas cifras pueden ser valiosas para dirigir los esfuerzos del Gobierno para desarrollar programas de alcance social.
Las porcentajes de pobreza presentados ayer por el INEI son producto de un nuevo análisis de los datos registrados anteriormente por esta entidad.
Todo se remonta al año 2005. Según John Newman, representante del Banco Mundial (BM), en el Perú se detectó un problema en la encuesta de hogares de ese año. El problema radicaba en la ausencia de respuestas (totales y parciales) sobre preguntas relacionadas con el nivel de gasto de los hogares. Esto trajo como consecuencia un riesgo de error muy grande y la posibilidad de que la cifra final sobrestimara la pobreza.
Si bien la ausencia de respuestas es común en las encuestas de otros países, existen ciertos estándares que son aceptables. Sin embargo, en nuestro país el problema venía desde el 2004 y se agudizó más en el 2005 (sobre todo en Lima y Arequipa, según la comisión de apoyo técnico de revisión de las cifras del BM). En ese año, se descuidaron las tareas de supervisión de datos y en algunos casos no se visitó a los individuos que no respondieron. Es decir, el trabajo de campo en el 2005 se cerró antes de tiempo.
¿Qué se hizo para corregir el error? Se realizó un trabajo interinstitucional con organismos como el BM, Cepal, BID, Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD) de Francia, así como académicos e investigadores del Perú. Con todos ellos se realizó una nueva medición de la pobreza que implicó evaluar las bases de datos de las Encuesta Nacional de Hogares del 2005, corregir la ausencia de respuestas y, por último, estimar el nivel de pobreza.
Para subsanar la omisión de información, se optó por completar la base de datos con información similar de otros encuestados que pertenecen al mismo estrato socioeconómico.
Como el problema se centraba en el año 2005 y era necesario tener una serie de años para poder comparar los resultados, también se efectuó una revisión de los datos para el 2004. Así, se determinó que la pobreza llegó a 48,6% en ese año.
De esta forma, de acuerdo con Newman, los datos de pobreza del 2006 son confiables y constituyen la línea de base para las políticas sociales del gobierno.
El jefe del INEI, Renán Quispe, dijo que la labor de la institución que dirige centra sus esfuerzos en medir la pobreza monetaria. Esto quiere decir que se mide la insuficiencia de recursos monetarios para adquirir una canasta de consumo mínima, de tal modo que la definición de pobre corresponde a aquellas personas cuyo gasto de consumo mensual se encuentra por debajo de lo que se considera como mínimo para tener un nivel de vida aceptable.
Refirió que esta revisión cumple el objetivo de mostrar una información transparente en las metodologías y procedimientos utilizados en la estimación oficial de las tasas de pobreza.
Teniendo en cuenta que las críticas se centran en los datos del año 2005, es inevitable mencionar que ese año la jefatura del INEI recaía en Farid Matuk.
Para él, la metodología utilizada en esta medición “es muy complaciente”. Manifestó que resulta poco creíble que de un año a otro la reducción sea de cuatro puntos. Agregó que, con esta nueva medición, el Gobierno podrá anunciar en adelante que la pobreza se reduce fácilmente en tres puntos por cada año.
Matuk recordó que en el año 2004 (durante el gobierno de Alejandro Toledo) se afirmó que la pobreza se había reducido de 54,4% a 52%, y que dichas cifras fueron cuestionadas. Los datos del 2005 no se dieron porque los cuestionamientos continuaron. Sin embargo, mencionó, se advertía la reducción de la pobreza .
Para Matuk, resulta curioso que apenas este año se hayan percatado de las deficiencias en las bases de datos del 2005, cuando la comisión de transferencia del INEI no lo detectó en su momento. Indicó que no hay forma de comprobar la ausencia de datos, porque la información del 2005 no está disponible en Internet.
Asimismo, consideró que la medición debió hacerse desde el 2001 y no solo a partir del 2004. En otro momento, opinó que el logro de la reducción de la pobreza para el 2006 no corresponde a la gestión de Alan García y recordó que en el segundo semestre del 2006 el ‘shock’ de inversiones como vehículo para reducir la pobreza no funcionó. De esta manera, sostuvo, el crédito le correspondería a Toledo.
Carranza: El gasto será focalizado
Conocidas las nuevas cifras de pobreza, el ministro de Economía y Finanzas, Luis Carranza, sostuvo que el Gobierno trabaja para afinar el gasto público, con el fin de que este llegue en forma muy focalizada a las zonas de extrema pobreza, en donde no ha habido una reducción significativa de los indicadores.
Mencionó que la reducción importante de la pobreza en el área urbana es consecuencia del crecimiento del empleo en estos últimos años.
Sostuvo que el país está saliendo de la pobreza como consecuencia del crecimiento económico. Para este año se prevé que la economía se expanda 8%. Sin embargo, el hecho de que el gasto público no haya sido eficiente explica por qué no ha caído la extrema pobreza. “Los procesos agresivos de inversión pública consolidarán este año y el siguiente una reducción de la extrema pobreza y la desnutrición infantil”, afirmó Carranza.
Es preciso recordar que una de las metas de este Gobierno es reducir la pobreza en 10%, y para ello recientemente el Gobierno ha lanzado Crecer, que concentra gran parte de los programas sociales.
Asimismo, se ha previsto la reestructuración de estos programas sociales y se trabaja en la focalización de la pobreza , para que los sistemas de ayuda estatal lleguen a quienes realmente lo necesitan en todo el país.

http://elcomercio.pe/EdicionImpresa/Html/2007-07-20/imEcEconomia0756581.html

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: