20071120 – Las tres lecciones del caso Maldonado


Luis Pasara

Notas al margen

El periodista le había preguntado al entrevistado, semanas después de que renunciara al cargo, por una solicitud de investigación a Giampetri, planteada ante el Ministerio Público con base en un informe de la Contraloría General de la República referido a la adquisición de bienes a empresas de propiedad de gentes que pagaban a Montesinos. Maldonado explicó que al solicitar la investigación había cumplido con su deber como procurador y añadió: “¿Qué esperaban que hiciera? ¿Que porque una de las personas señaladas es un alto dignatario, no se le investigara? Si eso es así, mejor que expidan una norma que diga que a ciertas personas nunca se les investigará porque tienen poder político. Parece que algunos personajes se erigen en intocables”.

Para encontrar culpable a Maldonado, el juez inventó una versión de la frase, que en la sentencia se entrecomilla como si fuera la original: “Es una persona a la que nunca se le investigará porque tiene poder político”. La frase espuria resulta encaminada directamente a Giampietri. Y, a continuación, el juez “traduce”: “Es decir, que califica al querellante como una persona que va a evadir cualquier denuncia o investigación de cualquier naturaleza porque va a utilizar el cargo público que ostenta”. Nada de eso aparece en la frase auténtica de Maldonado.

El juez ha hecho esta pirueta -por la que resulta perjudicado no solo el querellado sino también el idioma- porque no podía absolver. Y no podía absolver porque se hallaba bajo una fuerte presión, precisamente, de quienes tienen poder político. La advertencia que, en términos genéricos Maldonado formuló, se ha cumplido en su propio caso.

En el Poder Judicial se han comentado las visitas al juez Díaz de quien dirige a los procuradores, Moisés Tambini del Valle, principal operador judicial del Gobierno, o del Apra, si se prefiere. Primera lección: el Gobierno actual mantiene una vieja tradición de manipulación sobre los jueces.

Pero, afortunadamente, el juez Díaz no representa a todos los jueces. Con pocos días de por medio, se ha detenido en un juzgado al general Luis Pérez Documet para que responda por graves violaciones de derechos humanos. La segunda lección es que, al lado de subsistentes comportamientos judiciales de docilidad frente al poder, tenemos pruebas de independencia judicial que contrarían la tradición.

La sentencia dictada en el caso Maldonado puede corresponder a un capricho de Luis Giampietri, cuya responsabilidad en la matanza de El Frontón está aún pendiente de ser establecida judicialmente. Pero esta sentencia, al lado de otros casos de persecución -como el de Farid Matuk-, muestra un lado siniestro del segundo gobierno aprista que no apareció en el primero. La tercera lección de esta resolución es que con ella se advierte a todo posible adversario de que el Gobierno dispone de mecanismos judiciales para aplastarlo.

http://peru21.pe/impresa/noticia/tres-lecciones-caso-maldonado/2007-11-20/12433

Advertisements

One Response to “20071120 – Las tres lecciones del caso Maldonado”

  1. […] This post was mentioned on Twitter by Farid Matuk. Farid Matuk said: Luis Pásara: "… muestra un lado siniestro del segundo gobierno aprista que no apareció en el primero" >>> http://wp.me/pqpky-zk […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: