PBI Regional: ¿Mamotreto o Mamarracho? (30-III-07)


 

 

Cuando en Agosto 2002 se me designó como Jefe del INEI, una de las decisiones polémicas  mas tempranas que tuve que tomar fue la difusión del PBI Regional al 2001. Un primer hecho que llamó mi atención es que si el PBI Nacional basado en el Censo Económico 1994 fue recién difundido en 2000, en un genuino clima de duda, como se había podido establecer con precisión el valor agregado en cada uno de los departamentos que conforman nuestro país.

 

El mal denominado PBI mensual, porque no mide valor agregado neto sino el valor bruto de la producción, tiene su base en la información sectorial de la producción de bienes en nuestra economía. Si bien la producción de bienes pesqueros, mineros, o manufactureros es fundamentalmente capitalista, y por ello la determinación del valor agregado es sencilla; la producción agro-pecuaria es fundamentalmente campesina y la determinación del valor agregado es particularmente compleja.

 

A esta medición del sector bienes descrita en el párrafo anterior, se adiciona la medición del sector servicios por métodos indirectos, que son para todo efecto práctico la innumerable aplicación de “la regla de tres” a los valores del sector bienes, y sin fundamento alguno en operaciones de campo, basta pensar en la producción informal de servicios de comercio y transporte.

 

Si pensamos en nuestra regiones mas remotas, en cualquiera de las tres regiones naturales, debemos preguntarnos que capacidad tenemos para medir el valor agregado en la producción campesina y en la producción urbana informal. O si mas bien lo que se reporta como información oficial es parte de los “mamotretos” que el Estado produce sin ninguna utilidad práctica para la sociedad.

 

Hace pocas semanas, el Jefe del INEI refirió que la muestra de la Encuesta de Empleo para Lima y Callao se había reducido de 20,000 hogares a 12,000 hogares, dejando de esta manera de medir el desempleo mensualmente, con el sublime propósito de medir el PBI Regional que se había dejado de hacer desde 2002 por las razones expuestas previamente.

 

Es en esta circunstancia en la que tenemos un “mamarracho” ad portas. El Censo Continuo que en 2006 entrevistó alrededor de 350,000 hogares, y que se suspendió para 2007, a pesar que su presupuesto fue aprobado de manera explícita por el Congreso de la República, permitía justamente una medición detallada del empleo en las provincias mas remotas de nuestro país, y con ello una medición precisa de la actividad económica fuera de Lima y Callao.

 

A modo de ejemplo, es importante saber que la única información mensual disponible de empleo a nivel nacional es relativa a los ocupados en establecimientos de diez personas o mas, y que totalizaron en Junio 2006 la cifra de 826,503 personas y que en general es menos de un millón de empleos los que se monitorean desde el Ministerio de Trabajo.

 

Pero de otro lado, con la información disponible del Censo Continuo para Enero-Julio 2006 tenemos que los ocupados a nivel nacional eran 12.6 millones de personas, que incluye el íntegro de los campesinos e informales gracias a las 30,000 entrevistas mensuales a los hogares que se efectuaron durante los doce meses de 2006.

 

La afirmación del Jefe del INEI que el recorte de la muestra de empleo servirá para medir el PBI Regional es: en primer lugar, una cortina de humo para una decisión de censurar el reporte mensual del desempleo, y en segundo lugar es la medición del PBI Regional será construir un espejismo con información u obsoleta o inútil.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: